Medicina Materno-Fetal2018-04-09T21:52:11+00:00

Medicina materno fetal (Obstetricia y Perinatología)

La Obstetricia es la rama de la medicina que se encarga de la atención de la salud de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio, de ahí que las consultas de control prenatal que realiza el obstetra, están dirigidas a cuidar la salud de la mujer gestante y su hijo en desarrollo para que el nacimiento ocurra con normalidad.

En la primera visita de control prenatal se realiza una historia clínica detallada para recabar información sobre antecedentes personales y familiares que puedan tener algún impacto en la evolución del embarazo, así como un examen físico que registre datos como estatura, peso, tensión arterial y otros.

La obstetricia moderna hace uso frecuente de una poderosa herramienta diagnóstica como es el ultrasonido, que permite evaluar la evolución del feto desde una muy temprana edad gestacional.

Es así como mediante interrogatorio, examen clínico, ultrasonido y estudios de laboratorio, van trascurriendo las consultas de control prenatal, permitiendo una evaluación integral de la salud del embarazo.

  • Durante el primer trimestre (semanas 0 a 13) ocurren muchos cambios y las futuras madres suelen estar ansiosas por estar informadas, de ahí que solemos atenderlas a intervalos de 2 semanas, realizamos una evaluación de laboratorio con pruebas generales como examen de orina, biometría hemática y química sanguínea y finalmente completamos con la evaluación de screening para aneuploidias (alteraciones cromosómicas fetales) ecográfica y sanguínea.
  • El segundo trimestre (semanas 14 a 27) transcurre evaluando crecimiento y desarrollo fetal y controlando riesgos de aparición de enfermedades medicas de la madre como hipertensión arterial y diabetes gestacional. Por esto tenemos especial vigilancia en el control del peso y alimentación de la madre y realizamos el Test de O’Sullivan (despitaje de Diabetes Gestacional) y la evaluación morfológica detallada del feto entre las semanas 20-22.
  • El tercer trimestre (semana 28 a 40) inicia con la evaluación ecocardiografica fetal y luego de la semana 32 suelen acortarse nuevamente los intervalos de evaluación a dos semanas, vigilando la buena salud fetal y materna, para prepararnos para el nacimiento que suele ocurrir entre las semanas 38 y 40 de gestación y cuya atención será por parto o cesarea según cada caso en particular.

La atención del puerperio se realiza con consultas a la semana y el mes después del nacimiento, de manera tal de constatar que la recuperación de la paciente se realiza en forma adecuada en relación a las previas al embarazo.

Para los futuros padres es importante tener respuesta a las inquietudes que tienen respecto a la salud de sus futuros hijos con la máxima eficiencia y el mejor trato humano, de ahí que contar con el apoyo del pediatra neonatólogo.

Desde que nuestras pacientes se encuentran embarazadas permite cumplir con ese objetivo al ofrecer continuidad, comunicación con otras unidades e información sobre los antecedentes del niño lo que garantiza la máxima seguridad en el seguimiento de su salud una vez que se presenta el nacimiento.

Luego del nacimiento el neonatólogo realiza asistencia al recién nacido durante su estancia hospitalaria mediante exploración física, test de Apgar y otras pruebas que considere necesarias en función de cada caso en particular. Posteriormente se encargará del control de salud del niño sano donde objetivo es la prevención de enfermedades, la detección precoz de anomalías y la promoción de un desarrollo físico, psíquico y social óptimos, incluyendo el seguimiento del calendario de vacunación.