Project Description

Tengo la edad perfecta para ser mamá, pero todavía no es el momento para mí

¿Qué significa realizarse plenamente?

En estos días hemos observado en internet un hecho interesante. Muchos posts acerca de cuáles son los países más felices del mundo, cómo es su sistema de educación, cuántos días tienen de vacaciones, cómo se involucran los padres (hombres) en la educación y cuidado de los niños desde sus nacimientos, entre otros. Una de las cosas interesantes que podemos ver entre líneas cuando profundizamos en las causas de este bienestar, es el papel igualitario que las mujeres han conseguido en esas sociedades. Igual en cuanto a ingreso económico por el mismo trabajo de los hombres, en el hecho de que el padre tiene permiso posnatal al igual que la madre, igual en trato, derechos y deberes.

La educación y la capacitación para los diferentes empleos, hacen que la mujer pueda elegir ser un ente productivo y creativo que logra ocupar lugares destacados en la economía de estos países y de forma paralela, muchos hombres descubren que pueden elegir ser padres que se quedan en casa o quienes hacen renuncias aceptables como reducir su horario laboral para cuidar ellos de sus hijos. Todo este revuelo en parte, tuvo que ver con la aceptación de que es válido tener menos hijos y de que pueden tenerse a edades más avanzadas.

De forma repetida, he podido observar en la consulta a la que asisten las donadoras de óvulos, que muchas de ellas han decidido donar porque su vida la perciben más dirigida a trabajar y lograr el éxito y el reconocimiento. Asumen que éste reconocimiento y éxito exige la renuncia a la familia, por tanto al donar, algo de ellas quedará en el mundo. Están viviendo el momento de liberación generacional que vivieron muchas mujeres de los “países más felices”, aceptando (como muchas de aquellas en su momento de liberación) que para surgir hay que renunciar, lo cual hoy no es necesariamente cierto. En la Medicina reproductiva existe una opción, la preservación de la fertilidad.

Aún cuando tradicionalmente la preservación de la fertilidad es un tratamiento para conservar óvulos y espermatozoides antes de que los usuarios se sometan a tratamientos oncológicos, resulta ser muy útil para las mujeres que desean posponer su maternidad para poder crecer en otras áreas de su vida.

Según la bióloga de CREAFAM, la licenciada Leticia Alba, la mejor edad para preservar óvulos es entre los 20 y los 35 años, un lapso bastante amplio de tiempo. Si estás en éste momento de tu vida ¿Qué debes hacer para preservar tu fertilidad y cumplir con tus sueños sin renunciar a la familia?: Visitarnos.

“Anímate, si quieres realizarte en tantas áreas como se te ocurran, te daremos la orientación médica y psicológica necesaria, además tenemos planes de pago especiales para la preservación, con ofertas y promociones perfectas para ti.”

Agenda tu consulta
Psic. Adriana González
Psic. Adriana González
Sexología clínica y salud sexual
Ver curriculum
¿Qué te pareció este artículo?