Project Description

Histerectomía… Vivir sin matriz

En Creafam procuramos preservar la fertilidad, pero esta semana realizamos una histerectomía de 4.2 kilos, así que el Dr. Arturo Valdés y la Psicóloga Adriana González, especialista en Sexología Clínica y Salud Sexual nos explican cómo se debe vivir el duelo y acompañar emocionalmente a la paciente, o en dado caso a la pareja #SaberEsPoder

Si tuviste una histerectomía o intentas evitar una, queremos decirte que no estás sola, por favor compártenos tu experiencia y lo que has hecho para mejorar tu calidad de vida.

Agenda en línea y recibe un descuento en tu primera consulta.

AGENDA TU CONSULTA

Introducción

Dr. Valdés: El día de hoy estamos aquí en Creafam para presentarles a nuestra doctora, la Psicóloga Adriana González Piña, ella es sexóloga clínica y en salud sexual, estudió en la Universidad de Barcelona y el día de hoy nos acompaña, pues para que sepan que estamos aquí con el apoyo de nuestros pacientes que puede ser vía presencial o vía videollamada. Estamos muy felices de tener o contar con la doctora que ahora si ya va a ser parte del grupo de Creafam Puebla.

Psic. González: No, pues yo feliz de poder además de estar aquí con todos ustedes y además en la familia de Creafam pues poder dar este apoyo tanto psicológico como sexológico a todos los procedimientos, que son maravillosos, que se hacen aquí.

Dr. Valdés: El día de hoy además de presentar a la doctora estamos aquí porque en esta semana tuvimos una cirugía que iba encaminada a una miomectomía, pero que la paciente terminó en una histerectomía, es decir, le tuvimos que retirar el útero por algunas cuestiones e indicaciones médicas. Pero además de hablar un poquito de la importancia de la histerectomía, también queríamos ver el aspecto atrás de lo quirúrgico, es decir, el aspecto emocional, el aspecto físico mental de la paciente post cirugía y además platicar un poquito sobre algunos mitos, algunos miedos que existen en la información o desinformación sobre las histerectomías. Recuerden que en Creafam #SaberEsPoder

Tipos de histerectomías

Psic. González: Por un lado en las instituciones mundiales plantean que el 1% de las mujeres van a atravesar por este tipo de cirugías, pero luego buscamos en otro tipo de lugares y parece que una de cada 5 aproximadamente, mujeres, van a estar teniendo una histerectomía a lo largo de su vida, entonces este tipo de datos son bastante fuertes también porque no se ha considerado tampoco esta parte psicoemocional ante este tipo de tratamientos, que pareciera que no son tan relevantes, pero que en realidad se están dando de manera continua. Todo lo anterior sirve para decirte a ti mujer que has estado atravesando que posiblemente vas a atravesar en un tipo de cirugía de este tipo que no estás sola hay muchas mujeres que también están viviendo lo mismo que tú. A mí me gustaría preguntarte en qué casos es inevitable la histerectomía o que es preferible también realizar este tipo de prácticas quirúrgicas.

Dr. Valdés: ¡Ojo! El quitar un útero tampoco es una decisión tan sencilla para el doctor y generalmente tiene una indicación médica y sobre todo de salud y de pronóstico para la mujer, entonces, más bien platiquen con su doctor antes de la cirugía y tomar la decisión de una histerectomía porque sí, cuáles son mis contraindicaciones, cuáles son mis riesgos y qué va a pasar después de que me quiten el útero. Un ejemplo, la histerectomía que acabamos de hacer es de una mujer joven relativamente 45 años creo, ya con hijos afortunadamente, pero le habían dicho que tenía un mioma, le dio mucho miedo y dejó de acudir a los doctores hasta que ya de plano la tumoración le llegaba por arriba la cicatriz umbilical. Ya le podía causar problemas inclusive para su vida rutinaria, o sea; saltaba, se movía, caminaba y sentía la bola como se hacía para un lado para otro, entonces esta paciente le tuvimos que quitar el útero. El útero pesó 4 kilos 200g. Es decir, era un tumor demasiado grande, con un secuestro de sangre importante y que pues sí, fue cirugía complicada, afortunadamente todo salió bien, pero ese tipo de cirugías son las que tienen riesgo tanto para la vida futura como para la recuperación. No puede ser ni inmediata, ni mucho menos tan fácil como una mujer que quitas un útero de 12cm a la que quitas un útero de 35cm.

Es bien importante saber que hay varios tipos de histerectomía, o sea esta la histerectomía abdominal, que puede ser abierta o vía laparoscópica, está la histerectomía vaginal, está la histerectomía parcial y está la histerectomía obstétrica. Cada una tiene connotaciones bien importantes. La menos frecuente es la histerectomía obstétrica ¿Qué quiere decir? Durante un proceso de parto o cesárea el útero no se contrae bien por algunos antecedentes, a lo mejor la paciente ya tenía cirugía de miomas, o a la mejor ya tenía cuatro bebés o tres cirugías y entonces, el útero empieza a sangrar y cuando esto se da, que no podemos recuperar esa contractibilidad del útero, pues necesitamos quitar la matriz o el útero en el evento o cesárea o postparto. Este tipo de cirugías si es de las que tiene más riesgo de mortandad y obviamente de morbilidad en la paciente, porque son sangrados muy profusos, muy abundantes y que tenemos que reaccionar muy rápido, digamos que la indicación o la decisión se tiene que tomar en minutos o segundos, de tal grado que son las menos frecuentes afortunadamente, pero esto se puede presentar en más o menos una de cada doscientas cirugías de cesárea o parto y siempre hay que estar presente y pendiente que puede ser una complicación inherente a un trabajo de parto o a una cesárea.

Después vienen las histerectomías que la gran mayoría de las pacientes tienen, es pacientes que están ya en la fase final de su vida reproductiva, llámese perimenopáusicas o ya climatéricas y que a lo mejor empiezan a tener hemorragias o sangrados frecuentes y les dan tratamiento, les dan medicamentos y no hay una mejoría real o satisfactoria del paciente y entonces optan por lo más fácil, que es “Bueno, quítame el útero ¿Y ya con eso se me acabaron los problemas de hemorragias?” Si, la verdad es que es de las histerectomías que más frecuentemente se realizan y está un tercer grupo que no es menos despreciable, que es el que tiene indicación por algún proceso de cáncer, llámese cáncer ovárico, llámese cáncer cervicouterino y/o en menos casos, cáncer endometrial, esos son los menos frecuentes, pero son también… Digamos que la más fácil de hacer, es decir, si yo tengo una paciente que ya tuvo una vida reproductiva, ya tiene satisfacción, ya tiene hijos y entonces le detectan un cáncer in situ o un cáncer inicial, muchas veces dicen “Bueno vamos a quitarnos el útero y con eso ya solucionamos el problema”. Creo que son la que sería la indicación más precisa o más fácil de hacer desde el punto vista obstétrico o ginecológico y de la mujer, sin embargo, ahí sí como les digo a los pacientes hay que valorar otros aspectos.

No es lo mismo quitarle un útero a una mujer que ya tuvo paridad satisfecha, que tiene 42 años y le diagnosticaron un cáncer in situ o un cáncer 1a, 1b o 2 y entonces ahí sí no tiene casos conservar el útero, sin embargo, también está la que le detectan un cáncer cervicouterino y son mujeres jóvenes de 32, 34 años y nada más tienen un bebé. Entonces, yo creo que como siempre hemos dicho de manera multidisciplinaria el ginecólogo, el oncólogo e inclusive a la mejor el ginecólogo-oncólogo pues decidan si esa paciente qué ventajas tiene preservar o no el útero, sin embargo, la histerectomía abdominal al menos en algunos reportes por ahí del 2006 en el Instituto Nacional de Perinatología hablan hasta de un 17% de histerectomías. Nosotros que nos digamos la reproducción, como siempre le digo a la paciente, somos más renuentes a quitar el útero, por una y sencilla razón: Porque es la única manera de que tenga un embarazo, aunque no tengan los ovarios o si tengan los ovarios.

Ahora, la histerectomía vaginal, que es uno de los menos frecuentes o ya cada vez son menos, son pacientes que fueron multi paridad, o sea que tuvieron muchos bebés por parto, que es una de las principales digamos consecuencias o secuelas de partos múltiples, que a veces la pared de la vagina tiende a ir cayendo y cayendo y entonces el útero en edades de 60 a 65 años por la misma laxitud de los tejidos pues sale ese útero por vagina que es una protusión, entonces ese tipo de histerectomías también son frecuentes, pero son más sencillas porque no es un abordaje abdominal sino por la misma vagina retiras el útero, son úteros más pequeños, que no es una indicación de sangrados o tumores o cáncer, entonces ¿Cuál es la ventaja o la importancia del conocimiento? Pues primero hay que ver qué vía de abordaje es la histerectomía ¿Por qué hay que hacer la histerectomía? y tercero siempre, que eso a veces los médicos no lo tomamos en consideración… Siempre tendríamos que estar acompañados por un apoyo psicológico porque lo que sí es cierto, se ha demostrado que más o menos un 5% o hasta un 20% de las pacientes que han recibido una histerectomía llámese pacientes en edad joven o tardía, siempre tienen repercusiones psicológicas.

La paciente siente como una especie de amputación y hay que ver qué repercusión tiene psicológica emocional y lo más importante también sexual, tú que eres experta en esto, porque sí es cierto que cuando hacemos una histerectomía llámese vaginal o abdominal, la recuperación puede ser más tórpida o más rápida pero también hay que ver la cicatrización, en muchas ocasiones tienen los pacientes dolores a las relaciones que se llama “dispareunia” y eso a veces afecta a una relación que aparentemente antes estaban normal.

Duelo, sexología y dispareunia

Psic. González: Me parece increíble todas estas diferencias porque fíjate que el abordaje o el impacto psicoemocional sexual que puede llegar a tener va a depender mucho del tipo de procedimiento que se está haciendo y por qué se está haciendo, no es lo mismo doble noticia ¿No? “Tienes cáncer y además del cáncer te tenemos que quitar el útero” entonces, también en el hecho de yo estoy dando a luz y en ese momento pues de la nada resulta que ya salí sin matriz ¿No? Entonces, creo que cada uno de estos procesos requiere un tema de duelo, que creo que eso es algo importantísimo a nivel psicoemocional, el poder atravesar un duelo, de pérdida de una parte de tu propio cuerpo, pero también de una funcionalidad de tipo sexual, incluso de género. Porque muchas veces nos han estado educando a muchas mujeres y esto ya lo hablo desde la parte sexual, que tu sexualidad está ligada a la reproducción y entonces en el momento en el que tú me quitas el útero y como tú lo lo decías hace un momento ¿No? pues parece que se pierde mi posibilidad reproductiva y muchas veces las mujeres caen en una depresión muy fuerte, aquí hablo ya también de trastornos psiquiátricos, que no nada más es la tristeza y el duelo. Cuando el duelo no se resuelve va a poder traer una posible depresión ya sea de leve, moderada o muchos casos también puede irse de manera profunda y muy grave. Este tipo de depresión también se tiene que ir está tratando y trabajando, porque si no se acompaña esta etapa de duelo, pues esas son las posibilidades que van a traer mayor complicación, no solamente a nivel individual, aquí también ya lo veo a nivel relacional. Por un lado una depresión cuando estás en relación con alguien en cuestión de pareja también va a empezar a traer muchas complicaciones y la depresión por sí misma también va a traer complicaciones en la esfera de la sexualidad, es decir, en el goce, en el disfrute, algo que caracteriza muchísimo a la depresión es esta como pérdida de ganas del placer, de actividades que nos gustan, una baja energía. Toda esta parte nos empieza a limitar también nuestra vida psico emocional, relacional y sexual, entonces este tipo de procedimientos además de ser impactantes por el simple hecho también corporal y su misma recuperación, va a traer también temas a nivel psicoemocional.

Hace ratito decías sobre la parte de la dispareunia, que creo que es un punto muy importante en muchas de las veces que se hacen este tipo de intervenciones. Prácticamente el 80% de las mujeres siente dolor después del parto al momento de tener las relaciones coitales, cosa que muchas veces en ginecología no se les avisa. Les dicen “cuarentena y ya puedes re-empezar” pero claro, está la prolactina que está bajando el deseo, la capacidad de excitarnos empieza a estar mucho más disminuida y esa falta de lubricación, más la recuperación física nos trae bastantes problemas y ¿Qué es lo que va a terminar pasando? ¡Que yo voy a huir del dolor! Porque así está también nuestra estructura mental: “Si algo me duele, yo voy a salir corriendo” y lo que voy a empezar a hacer es evitar y ¿Qué empieza a suceder? Que la pareja se empieza a separar y este tipo de relación que pudiera estar siendo a través de la sexualidad una parte de vinculación, de gozo, de disfrute termina siendo pues como que dos desconocidos y luego ya no sé ni cómo aproximarme hacia ti. Esto lo hablo en el embarazo y post embarazo, pero en la histerectomía va a pasar algo muy similar porque por un lado tengo el duelo cargando, más el dolor en la recuperación y esta parte de la dispareunia va a traer pues complicaciones a nivel sexual sobre todo en el deseo, en la excitación y hasta que no se recupere este tema del dolor, pues las relaciones sexuales es lo peor que te puede estar sucediendo ¿Cómo empieza a afectar esto a la pareja? ¡Mira! La autoestima de la mujer empieza a afectarse muchísimo, uno, la imagen corporal empieza a ser esta parte del “miembro amputado” que tú lo decías, empieza a ser como un duelo no me siento yo misma, no me siento en mi propio cuerpo y esta parte de imagen corporal empieza a generar también vergüenza al momento de mostrarse sexualmente con las parejas, empieza a ser una vergüenza de mostrar mi cuerpo y también del ser mujer ¿No? Porque te están quitando una parte que te han educado a lo largo de la historia que esa es tu función, que tu matriz y que la reproductividad es la función de la mujer. Si es una de las funciones, pero no es el todo y entonces, al momento de estar demasiado centrado en esto una histerectomía llega a ser un tema de identidad de género, llega a ser un tema de erotismo en cuestión de la pareja y también un tema de posible duelo de reproductividad dependiendo en cada una de las etapas.

En cuestión de las histerectomías que mencionabas que ya tienen que ver más con el climaterio también aquí hay muchas modificaciones que se hacen, por un lado está la pérdida de esta identidad como mujer pero también está otra pérdida que es a nivel hormonal, porque también eso va generando dificultades a nivel fisiológico y empezar a incorporar estas dos se vuelve algo demasiado difícil a veces para las mujeres de gestionar, muchas veces y yo pongo de ejemplo siempre a mi abuela diciendo “Es que hay mijita, ya mi edad ¿Ya para qué voy a tener este tipo de relaciones sexuales o este tipo de encuentros? Y este tipo de comentarios no nada más lo escucho en la parte del climaterio o en personas que están entrando a la menopausia, sino que también lo he llegado a escuchar en personas que han perdido o les han retirado la parte del útero… “Como ya mi vida reproductiva no está, pues yo ya necesito quedarme, ya perdí sentido” y lo que me he encontrado mucho es una pérdida de sentido, una crisis existencial incluso por el confrontar su propia identidad para poder irlo resolviendo. Entonces, yo creo que todos estos aspectos que estoy mencionando tanto a nivel sexual como a nivel psicológico hacen que sea sumamente importante el poder llevar un acompañamiento psicológico, psicoterapéutico y sexológico a través de este tipo de procedimientos, no únicamente para prepararse a la cirugía, sino que también acompañar al proceso post cirugía que tiene que ver con todos estos veintes que nos van cayendo y que vamos tratando de digerir poco a poco, porque ya estamos en esa situación.

El rol de la pareja

Dr. Arturo Valdés: ¿Qué función o qué papel sería el de la pareja, el del esposo? porque a veces como dices tú, existe ese pequeño rechazo, esa disfunción sexual entre la pareja. Del hombre ¿Qué sería lo indicado o cómo podría participar o ayudar?

Psic. González: Cualquier tratamiento médico o psicoterapéutico, cuando la pareja está ahí y es de apoyo los resultados son pero abismales entre ir solo e ir acompañado. Entonces, creo que ¿Qué actitud puede tomar la pareja? Puede tomar una actitud: 1 de comprensión. Yo creo que uno de los principales puntos que necesitamos es informarnos, muchas veces esa falta de información que tenemos sobre cómo va a reaccionar, que es normal que esté teniendo duelo, ¿Qué emociones son normales que esté teniendo a través del duelo? Que pueden ser tristeza, enojo, angustia, miedo ¿No? Si las voy poniendo ahí, el poder validar estas emociones en el proceso de duelo creo que es una parte fundamental que como parejas necesitamos: Acompañar, comprender y validar, por otro lado, la información sobre cómo va a reaccionar el cuerpo de la mujer y sobre todo qué tipo de situaciones se necesita, aquí yo creo que la comunicación entre la pareja sobre las necesidades, sobre ciertas peticiones de apoyo y en este momento sobre todo también esta parte de contención, de cariño que puede haber y que se pueden acercar eso puede ayudar muchísimo el acompañamiento sobre todo en este tipo de procedimientos.

También creo que algo muy importante es estar con una “Atención flotante” yo así le llamo, es decir: Entiendo que estás en tu duelo, lo estoy validando pero también voy a estar atento o atenta a ver si en algún momento pues yo empiezo a ver que esto del duelo se empieza a prolongar demasiado y empiezo a ver que ya tu sintomatología ya no es nada más de un duelo… Hay muchísima irritabilidad, ya todo lo empiezas a ver de una manera súper negativa, ya siento una sensación de desesperanza tanto en la pareja con en ti misma, pues entonces ahí siento yo que es como un poco de alarma y de poder ver que puede estar ya cayendo en otro tipo de situación ya de tipo psiquiátrica que podríamos acompañar o bien darnos cuenta y poder abordar. Entonces, si lo resumo: Información, comprensión validación apoyo y poder estar atentos a resolver cierto tipo de conflictos a través de la comunicación, esos serían los puntos que le dejaría a las parejas.

Dr. Arturo Valdés: Los pacientes luego me dicen: ¿Cuánto tiempo me voy a tardar en recuperarme? ¿Cuándo puedo regresar a mi actividad física normal? Entonces, yo siempre digo, a ver, la recuperación en una semana la paciente ya tiene una cicatrización completa, al menos si es abdominal de la pared abdominal y de la cicatriz, si es vaginal es mucho más rápido porque es mucosa y obviamente tenemos un mes donde el paciente no debería o no podría hacer actividades físicas importantes como correr, saltar, brincar e inclusive la vida sexual depende un poquito de esta recuperación física, pero también la parte que tú mencionabas emocional, es decir, yo en mi experiencia lo que noto es: Con información el paciente sabe que en una semana ya va a estar a lo mejor en una actividad física rutinaria común y un mes para empezar a hacer sus actividades físicas si es que hacía ejercicio o corría, saltaba, etc.

Pero la cuestión emocional yo sí creo que depende mucho como dices tú, uno de la información previa del paciente de cómo se abordó esa histerectomía, es decir, si fue algo súbito como en una histerectomía obstétrica obviamente la recuperación va a ser más tardía y emocionalmente mucho más ahí si hay que manejarse de manera en el punto de vista psicológico, pero cuando una paciente ya sabe que se le va a retirar el útero o sea por hemorragias muchas veces sienten un alivio, así como “Bueno ya me lo quitaron, si a lo mejor me siento extraña, qué va a pasar con mi cuerpo” Pero creo que la paciente agradece que ya no tenga ese problema inicial por el que acudió al doctor y la recuperación emocional que mencionabas, esa sí a veces los ginecólogos nos olvidamos, es decir, yo veo a la paciente al mes, le digo todo muy bien y te veo en seis meses, pero a lo mejor la paciente se va con ese pequeño de ¿Que va a pasar conmigo? ¿Voy a seguir siendo mujer? ¿Voy a poder seguir teniendo vida sexual de una manera adecuada? Yo creo que ahí sí como lo mencionó es una manera multi disciplinaria de decir, ah bueno, yo noté que esta paciente no está como 100% convencida de la histerectomía, a la mejor mandarla o referir la al psicólogo y ya que el psicólogo se encargue de toda la cuestión emocional, pero que se reincorpore no nada mas a su vida física o emocional, sino también a veces laboral porque son pacientes que a veces dejan de ir al trabajo porque se sienten así como pues señaladas, como cuestión soy un bicho raro… De ahora qué va a pasar con mi cuerpo, qué va a pasar conmigo. Hay pacientes que me han dicho: “Pero es que si ya no menstrúo ya no voy a hacer mujer”.

Y eso es bien importante como dices, o sea, nos han enseñado de que igual a mujer, igual a ciclos menstruales y tienes que arreglar y te tienes que embarazar. Ya no me puedo embarazar, ya no tengo reglas, entonces ya no voy a hacer mujer, ya no puedo ejercer mi rol en la sociedad y eso es bien importante que a veces no lo vemos como ginecólogos. Entonces, mi pregunta va encaminada a ¿Cuánto tiempo más o menos se lleva un duelo o cuánto es normal o cuánto tengo para yo decir ya tengo que acudir a alguien porque ya me está causando un conflicto?

Tiempo adecuado y focos rojos

Psic. González: ¡Me encanta que lo digas! Esta diferenciación de cómo fue el procedimiento es brutal y es esencial para poder también determinar el tiempo porque el tipo de trauma que puede generar, y hablo de trauma porque, si al final es es un trauma porque te están quitando algo y los duelos eso es parte de lo que implica, dependiendo como haya sido es parte de lo que también se va a empezar a gestionar en cuestión de tiempo. Entonces, el impacto emocional que a mí me puede llegar a generar, de ahí nos vamos a tomar para poder determinar parte de un tiempo.

Más que un tiempo así prolongado que yo pueda decir, yo diría que tanto si se están atravesando las etapas del duelo o hay un estancamiento en alguna etapa del duelo, porque si hay un estancamiento pues eso se va a prolongar, es un duelo prolongado porque no se está gestionando estas etapas, parte de las etapas es el entrar en shock después de negación, de ahí es una como lucha entre tristeza e ira el enojo ¿Por qué me tuvo que tocar a mí? ¿Por qué yo tuve que atravesar esto? Tristeza de ahora qué va a pasar. Estos comentarios que tú justo ahorita estabas mencionando el pues ya no soy mujer, ¿Ahora cómo me van a ver? Esta parte de entre la pérdida en la tristeza y la ira de porque me toca a mí y después empezamos a un tipo de etapa de negociación, es decir, entre esta pérdida más la parte del enojo empieza a negociar estas dos emociones que nos van llevando a una aceptación de mi nuevo rol, de mi nueva identidad y me empieza a ayudar a poder atravesar este trauma a través de una integración de mi nuevo yo, o sea de la nueva persona que soy yo, con la que era con el útero y la que soy el día de hoy sin el útero como tal, entonces, un tiempo me es muy complicado poder decir “No, pues a los tres meses ya está” ¿No? Pero yo hablaría de estas etapas del duelo, saber que son dinámicas, pero saber que se están moviendo.

Cuando alguien se quede estancado en una y no se está moviendo ahí aguas, eso sería una señal es decir está sucediendo. Aproximadamente según las estadísticas en los estudios de tanatología en el duelo hablamos que depende el tipo de pérdida va a ser el tiempo aproximado y hablamos de unos seis meses aproximados. Si es un duelo que tiene que ver con una situación de yo no esperaba esto y me estás agarrando en curva, pues quizás va a durar un poco más y si es algo que yo ya iba a aposta a la cirugía porque yo ya lo había decidido y demás, pues esto puede durante unos tres meses en lo que se va recuperando la parte física pues se va haciendo ese acompañamiento de asumir este nuevo rol, incluso si trae beneficios pues mejor ¿No? porque entonces veo la parte que me beneficia del haber hecho la histerectomía. Entonces, yo hablaría de etapas del duelo o estancamiento y no tanto un tiempo prolongado.

Dr. Arturo Valdés: Ok, para los que van a ver esta plática y este video, ya por último por terminar Adriana ¿Existe algún foco rojo? Porque a lo mejor como decimos siempre, la paciente no está informada, muchas veces los médicos tampoco tenemos como esa cultura o educación de decir “ah bueno, tú ve aunque sea una plática” ¿Cuáles son los focos rojos que recomiendas para paciente que ya se hizo una histerectomía? Por la causa que haya sido, en donde tenemos que decir “oye, yo necesito acudir con un apoyo psicológico porque ya me está pasando esto o estoy sintiendo esto”.

Psic. González: Ok, estos focos rojos van a estar ligados al duelo pero también a la parte de depresión y ansiedad, entonces, si yo pudiera poner un poco rojos pondría la sintomatología ansioso-depresiva quiere decir:

  • Preocupaciones constantes que no están en el presente, que yo ya no puedo hacer nada, es decir si yo empiezo a cachar a mi pareja o me empiezo a cachar a mí misma: “Es que ¿Para que me lo quite? Es que no debí de haber hecho esto”. Como tratar de regresar al pasado y solucionar y crear alternativas de historias, son preocupaciones que no son productivas porque no nos ayudan a poder avanzar y superar esta parte de la situación, sino que nos mantiene en un tipo de preocupación que nos está generando un malestar psicoemocional y por lo tanto pues también está interfiriendo en nuestro bienestar y calidad de vida.
  • Otro tipo de síntoma puede ser un desgano completo por hacer las cosas, en el que se me quitan las ganas de hacer cosas que me gustaban o mi rutina en el día a día me está haciendo muy difícil incorporarme a la cotidianidad, eso también puede ser otro de los síntomas que están ahí de alarma de decir pues necesito hacer algo.
  • El empezar a tener conflictos continuos con nuestras redes de apoyo tanto familiares; hijos, hijas en cuestión de amistades, con la pareja, el que haya mucha irritabilidad eso también es un foco rojo de que algo está pasando a nivel psicoemocional. Entonces yo podría poner estos tres como los más presentes y también las idas a futuro…
  • Que pasará sí ahora que ya estoy así ¿Cómo me verán las personas? El estar demasiado enfocados en la evaluación de las demás personas más que en incorporar esta nueva etapa de nuestra vida también puede ser otro foco rojo que necesitamos empezar a detectar.
  • Pensamientos negativos de manera continuada, que parece que, no se evaluemos… De todo lo que estoy pensando durante el día ¿Cuántos de estos pensamientos me llevan a pensamientos más bien negativos? Y que tienen que ver con esta situación más de una manera negativa, pues entonces ahí también podrá ser un buen momento para decidir que necesito acudir a un proceso de psicoterapia para que no esté sesgada por la parte emocional o la dificultad de emocional que estoy atravesando.

Conclusiones y cómo evitar una histerectomía

Bueno pues ya hablamos mucho la parte psicoemocional a mí me gustaría también saber porque, la información ¿Cómo nos salva muchas veces no? A mí me gustaría saber ¿Cómo yo puedo prevenir una histerectomía? De qué tengo que estar atenta para poder detectar, pues quizás puedo hacer algo antes de llegar hasta ese punto final ¿No? Ese por un lado y por el otro ¿Qué síntomas puedo yo empezar a detectar en mi que posiblemente ya me están diciendo pues probablemente vas a necesitar una histerectomía?

Dr. Arturo Valdés: Bueno, esto es muy interesante a ver es muy parecido lo que estábamos platicando antes es decir, para yo poder prevenir una histerectomía es muy difícil saberlo, pero obviamente lo que siempre hemos dicho en nuestras pláticas, en nuestros procedimientos de miomectomías principalmente es: Uno conocimiento y dos educación. ¿Qué quiere decir esto? Pues yo tengo que tener conocimiento si yo estoy bien y la única manera de tener el conocimiento no es el “sospechar” si estoy bien o mal o si me siento bien o mal, porque eso realmente es muy subjetivo. Yo siempre les digo a ver el papanicolaou anual, eso no es que no puede fallar, es igual que el cáncer mamá ¿Cómo puedo prevenir el cáncer mamario? Haciendo exploraciones y la otra ya dependiendo de la edad pues haciendo una mastografía con ultrasonido mamario.

Acá es muy fácil, yo tengo que acudir a mi ginecólogo todos los años, año con un año, así sea una mujer joven de 25 años o una mujer en edad adulta de 48 o 50 años ¿Por qué? Porque desde que yo empiezo la vida reproductiva tengo posibilidades de tener infecciones o de contraer virus de papiloma o de tener alguna alteración llámese ginecológica o llámese endócrina entonces revisiones anuales, papanicolaou sin duda, colposcopia sería lo ideal y si no pues acompañar una colposcopía dependiendo de una patología o no cervical y la otra es obviamente un ultrasonido, ¿Por qué? ¿Porque la histerectomía como mencionaba también puede ser un cáncer endometrial, también puede ser un cáncer ovárico que es lo menos frecuente afortunadamente. El peso, el peso también nos conlleva si yo tengo un peso elevado tengo más riesgo de tener hemorragias.

Tú me dices signos o síntomas, van de la mano también o sea, si yo estoy teniendo sangrados que no son regulares o que no son normales o que son abundantes pues tengo que acudir al doctor ¿Por qué? Pues porque para una manera de prevenir una histerectomía es tener un buen control de salud ginecológica y la única van a tener un buen control ginecológico es acudiendo a tus consultas periódicas rutinarias año con año con un doctor, porque puede ser un ejemplo: Oye pues si me voy a dar cuenta cuando ya tengo una protusión, yo siento una tumoración en vagina, toso o estornudos y me sale un poquito la pipí, ya tengo 60 años y de repente notó… Y eso es muy frecuente que bueno que lo preguntaste, porque luego a veces las mamás no les dicen a las hijas o las abuelitas no les dicen a la hija, o la mamá con el miedo del “Es que me van a llevar al doctor y yo no quiero que me hagan nada, es más, me da pena decirle a la gente”. Comunicarme porque ya es algo incómodo, estoy en una fiesta y repente ciento ahí algo que está estorbando, eso es bien importante, tú tienes que hacer tu chequeo, si ya sentiste que tienes algo que no te está gustando, pues ve al médico porque si dejas pasar más tiempo va a ser todavía mucho peor y tus complicaciones van a ser también más importantes. Por eso le digo a los pacientes de los miomas, oye es que tengo sangrados voy al doctor dijo que tuve un tumor de 5 o 6 centímetros, me da miedo operarme o asistir y entonces dejó de ir 4 o 5 años y cuando vienen, que ahí están los vídeos, llegan con tumores de 15, 16 centímetros y obvio va a ser más difícil la cirugía, más complicada y con muchos más riesgos para la paciente.

Entonces, la única manera de prevenir o evitar una histerectomía es tener consultas rutinarias con tu ginecólogo y obviamente el conocimiento de oye esto no es normal, los sangrados no son normales, oye ya estoy sintiendo o estoy haciendo pipí con con esfuerzos muy pequeños, pues de hace a una revisión, entonces la única manera de eso es tu consulta ginecológica. Nos dicen como “Si tienes un sangrado que no es regular”, pero yo estoy segurísima que hay miles de mujeres allá preguntándose ¿Y como sé? ¿Cómo sé cuando un sangrado no es normal? Entonces, en cuestión como practica, ¿Cómo podría una mujer detectar que el sangrado no está siendo normal? Digo en cuestión menstrual, porque entiendo que si no estás menstruando y tienes un sangrado pues ya desde ahí estamos viendo que o hay infección o algo está sucediendo. Pero dentro de la menstruación cómo saber si mi sangrado es normal no es normal ¿Cómo lo contabilizo?¿Cómo puedo darme cuenta? Esa es muy buena pregunta, mira, normalmente en promedio una mujer debería durar sus ciclos menstruales entre 3 a 6 o 7 días, pero no es lo mismo la que dura siete días y usa sólo una o dos toallas de las regulares durante el día, a una mujer que diga yo duro los siete días, pero gasto tres o cuatro de las toallas que son las nocturnas, que son las que en teoría absorben un poquito más…

Para que se den una idea, entre 100ml a 120ml de sangrado en la menstruación se considera normal, por arriba de eso pues ya no es normal. Una toalla en promedio puede absorber entre 30 a 50 o 30 a 40 mililitros las nocturnas. Las normales son 10 o 15 mililitros de sangre, ¿Qué quiere decir? Que también es importante cuántas toallas estás usando, entonces yo ¿Cuándo les diría “ojo” o tener atención? Cuando mis sangrados son muy abundantes, o sea, muy abundantes es, estoy usando más de dos tallas nocturnas o tres al día y las empapo, pero además duran siete días, porque si me dura dos o tres días son pacientes que a veces tienen sangrados muy profusos pero son cortos. La otra paciente “oye yo tengo manchados y puedo durar diez días” eso no es normal, aunque sean manchaditos y manchaditos, manchaditos en muchas ocasiones es uno de los signos principales de miomatosis por ejemplo, osea estoy teniendo manchaditos, manchaditos y luego ya viene mi regla de dos o tres días y ya, entonces se acostumbran. ellas creen que es normal porque nomás es un manchadito ¡No! si estoy teniendo manchaditos, manchaditos y manchaditos y luego viene el sangrado, esos manchaditos se llaman metrorragia también tienen patologías. Entonces, lo más importante a tu pregunta es 3 a 5 días,, 7 cuando mucho pero la que dura siete días hay que ver cuántas toallas. Si son regulares o las nocturnas que estamos manchando y entonces si por eso te decía, voy al médico y le preguntó doctor es que yo uso tres toallas diarias nocturnas y son siete días que sangro y sangro y además a veces cuando tengo sangrados pues si me siento un poquito cansada, me siento fatigada, no puedo hacer ni esto ni nada, está teniendo una hemorragia que les está causando una anemia transitoria y le está afectando en su vida cotidiana. Entonces, si es importante ir al doctor y consultar porque no puedes decir, ah, si son cinco días y son normales, no, cinco días es la mejor pueden ser muy abundantes y causar una anemia entonces ya tenemos un problema de una hemorragia.

Psic. González: Ok, entonces yo resumiendo creo que esto es importante para todas las mujeres a veces las cambiamos por higiene porque las necesitamos sacar, pero cuando está llena la toalla ahí es cuando entonces sí ya con son más de tres toallas llenas ahí es cuando tenemos que tomar acción. Sobre todo dependiendo de la toalla, yo no sé mucho del rendimiento pero la nocturna es muy grande y si esa la empapó y estoy empapándolas dos o tres días, pues también vete a hacer una revisión, porque a lo mejor es normal que esos dos o tres días tengas ese sangrado y ya pasó, pero normalmente eso que mencionas, si yo las estoy empapando son pacientes que o tienen manchados previos a la regla, o terminan esos tres días y duran otros tres o cuatro días manchando, entonces hay que hacer una buena revisión ginecológica un ultrasonido, para ver no tengo pólipos, para ver si no tengo miomas submucosos, u otro tipo de mioma o inclusive para ver si no es un desajuste hormonal porque muchas de las hemorragias o de los sangrados no todos son miomas y pólipos, la gran mayoría de ellos son alteraciones endocrinas, entonces es bien importante hacer la valoración ginecológica.

Bueno, pues con esto terminamos y quiero decirles que el saber es poder y por lo mismo nos interesa muchísimo escucharlas a cada uno de ustedes ¿Cómo ha sido su experiencia? ¿Qué elementos pueden poner que les ha traído de beneficio? ¿Cómo han ido mejorando también su día a día? y ¿Cómo ha sido también este proceso de pasar a través de una histerectomía?

Dr. Valdés: Platíquennos en nuestro blog ¿Cómo le hicieron? ¿Cuál fue su experiencia? ¿Qué fue lo que ustedes implementaron o cómo se ayudaron para seguir adelante? Y no enfocarse nada más en lo que me afectó o cómo me siento mal, sino que nos hablen de su experiencia, de que hicieron para estar bien y sentirse mejor.

“Sea una de cada 100 o sean más, no estás sola”

Agenda tu consulta
Psic. Adriana González
Psic. Adriana González
Sexología clínica y salud sexual
Ver curriculum
¿Qué te pareció este artículo?